COVID 19 EN LA PUERTA: A no bajar la guardia

Por Yalis Fontes

Horas atrás tuvimos la oportunidad de comentar la situación de Uruguay en el tratamiento de la pandemia en la televisión Argentina, invitados por el Canal 26, en Noticias de 20 a 22, conducidos por Sebastian Dumont y Sol Perez.

La primera consulta de los colegas periodistas era si consideraba que Uruguay había dejado atrás el Coronavirus.

-“No, en absoluto, Uruguay tiene un control relativo de la pandemia”, subrayé, para luego expresar algunos argumentos y consideraciones al respecto.

Una de las inquietudes ,expliqué, era la situación en Brasil. Rivera ya lo sufre, también Cerro Largo.

Horas después el anuncio del caso positivo en Santa Vitoria do Palmar, a poco más de 20 kilómetros de la ciudad de Chuy.

Al rato dos más.

Y sobre la tarde noche la noticia de que seis personas habían viajado con el primero, estaban en Chuy.

Al cerrar este informe habían encontrado a una mujer con un hijo, faltaba la otra con sus tres hijos.

Día a día, momento a momento ,como un reguero de pólvora, las novedades avanzan de manera inevitable.

Pero esa pregunta realizada desde el exterior, marca un poco la idea de mucha gente sobre el tema,que lleva a bajar la guardia.

A modo de puesta a punto, en una situación evolutiva, de día a día, de aprender sobre la marcha, conviene quizás realizar algunas modestas consideraciones.

A mediados de marzo, la incertidumbre, el temor y el desconcierto se apoderó de muchos.

El 13 de marzo el Gobieno exhortó a los ciudadanos a una cuarentena voluntaria, que fue acatada en buena medida, más allá de conocidas excepciones.

El 16 de abril se creó el Grupo Asesor Científico Honorario, conformado por connotados profesionales, que evalúa y elevan los informes y sugerencias al Presidente para la toma de decisiones finales.

Este grupo además tiene un fluido dialogo con la Academia de Ciencias, Academia de Medicina e Institutos de Investigación.

En la última conferencia de prensa del Presidente Lacalle Pou, se indicó que Uruguay tiene un control relativo de la pandemia, pero se advierte que la situación se puede descontrolar rápidamente por lo contagioso del virus.

Se recomienda además el distanciamiento físico sostenido, que se considera la herramienta más potente para evitar el contagio.

Para llegar a esta situación , favorable respecto a otros países, los expertos consideran algunos factores como los causantes de la misma:

-Detección precoz de un foco con el correspondiente aislamiento de los casos de contagio.

-Muchos meses de buen clima.

_ El comportamiento de la población ,el adecuado uso de las normas de higiene ambiental y personales.

– El acatamiento a quedarse en casa, (la movilidad bajó más que en algunos países con cuarentena, según un estudio de la Facultad de Ciencias).

-Las condiciones sanitarias y el Sistema Nacional de Salud, que permite que todos los ciudadanos tengan acceso irrestricto al mismo .

La apertura gradual de la construcción y las escuelas rurales, dan paso ahora a otras , que serán seguramente progresivas, como el anuncio de que “a fines de junio todos los estudiantes van a estar cursando sus clases de manera presencial”, y que este 1° de junio las policlínicas privadas retoman la atención presencial en combinación con la tele medicina.

El tiempo dirá. Por ahora la atención esta centrada en la frontera brasileña.

La preocupación se centra también en el casi nulo control sanitario en la frontera de Chuy, ya que antes del anuncio del paciente en Santa Vitoria, varias personas aseguraron que nadie los había controlado sanitariamente al pasar hacia nuestro territorio , a no ser un fuerte operativo de aduana.

Seguro las autoridades ya dieron cuenta de ello, este viernes se reunían con sus pares en la frontera para en conjunto trabajar en pos de una solución, seguro que próximamente aparecerán los rodiluvios y los pediuvios sanitarios, como el control de temperatura a quienes pasen por ahí entre otras medidas.

Mientras el virus no aparece, en Rocha estamos en una tensa espera, sabedores del largo invierno y que es casi inexorable que en algún momento irrumpa.

Es de esperar que con la menor fuerza posible, bastante tenemos ya con el resto del país.

Mientras tanto la nueva normalidad de una situación que nos ha convertido en conejillos de indias, parece que vino para quedarse.

Pero ese es otro tema que ya abarcaremos.

Mientras tanto, a cuidarse, a no bajar la guardia, que de eso se trata.