El gol en contra de Ronaldinho

Andrés Colmán Gutiérrez – @andrescolman (Ultima Hora Paraguay)

Andrés Colmán Gutiérrez

Por Andrés Colmán Gutiérrez

Foto infobae.com

Estaba todo preparado para que fuera una gran fiesta mediática, con rotundo éxito empresarial. Al final, no siempre un ídolo del fútbol mundial como Ronaldinho Gaúcho viene al Paraguay. Miles de personas con remeras amarillas, con banderas agitadas a ritmo de samba brasileño, componían el bullicioso comité de bienvenida en el Aeropuerto.

El ídolo pelotero fue recibido con honores de jefe de Estado, alfombra roja, custodia policial, salón vip, trámite personalizado en Migraciones. Pero… ¡ups! fue entonces cuando algo raro pasó.

El pasaporte que presentó era curiosamente paraguayo, en donde además constaba que Ronaldinho es ciudadano naturalizado de nuestro país. Aunque el detalle le llamó la atención, el funcionario de Migraciones lo dejó pasar. Según lo que dispone la ley, tenía que haberlo retenido y aclarado la evidente irregularidad, pero no lo hizo. ¡Se trataba de Ronaldinho!

La fiesta siguió con el desfile triunfal en autos lujosos, abriéndose paso con sirena policial. Ceremonias pomposas, entrevistas, suite presidencial en hotel cinco estrellas, incluyendo la declaración de ciudadano ilustre por parte del intendente municipal de Asunción. ¡Se trataba de Ronaldinho!

Pero el funcionario que se negó a detenerlo sí informó a la Policía y a sus superiores. “Ronaldinho entró con un pasaporte paraguayo que además dice que es paraguayo naturalizado”. ¿Qué…? “¡Kóre!” le respondió por WhatsApp el ministro del Interior, Euclides Acevedo, al ahora renunciado director de Migraciones Alexis Penayo, y lo dejó en “visto”. Desde que se enteraron de la irregularidad en la mañana hasta el allanamiento de su habitación durante la noche pasaron más de diez horas.

¡Se trataba de Ronaldinho!

Todavía hay muchos puntos oscuros en esta telenovela que se instaló en las portadas periodísticas del mundo, dejando de nuevo al Paraguay como un país poco serio y corrupto.

Más que preguntar por qué Ronaldinho entró con pasaporte paraguayo adulterado si tenía el suyo brasileño en regla, hay que preguntar para qué le consiguieron pasaportes paraguayos y cédulas de identidad a él y a su hermano. La respuesta probable es que apuntaban a ser utilizados en probables futuros negocios en tierras paraguayas.

No hay que olvidar que el hoy preso “doleiro” Darío Messer, amigo próximo del anterior presidente paraguayo Horacio Cartes, también consiguió la nacionalidad paraguaya y documentos locales para él y para su novia y socia Myra Athayde, con los que les fue fácil realizar las operaciones de lavado de dinero del caso Lava Jato en nuestro país.

La acusación de la fiscalía brasileña destaca justamente la facilidad con que se le conceden documentos paraguayos a criminales buscados por la Justicia. Todo indica que la antigua mafia que opera en Identificaciones, Policía, Migraciones y la propia Cancillería, sigue impunemente activa.

Por detrás del gol en contra de Ronaldinho emerge una red político empresarial que aparentemente buscaba hacer grandes negocios usando su fama.

Ahora la Subsecretaría de Estado de Tributación tuvo que revelar que viene investigando las actividades de presunto lavado de dinero de la empresaria Dalia López, muy ligada a políticos cartistas del Departamento de San Pedro, pero que también apareció vinculada al propio presidente Mario Abdo Benítez, con su “móvil de la gente” realizando atenciones médicas en una visita a San Juan de Ñeembucú, en setiembre de 2019.

Llaman la atención los nexos de su Fundación Fraternidad Angelical con el senador brasileño Eduardo Gómez, hombre clave del gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro en el Congreso.

Tampoco sorprende que la Fiscalía haya desvinculado tan rápido al pelotero brasileño, pero mantiene procesadas a dos humildes mujeres de la Chacarita, usadas en su necesidad por la mafia de los pasaportes, sin avanzar en involucrar a los verdaderos mafiosos.

Lo importante era tomarse fotos con el ídolo del fútbol. ¡Se trataba de Ronaldinho!